Consejos docentes

11 Ene 2017

Una mirada al aprendizaje visual

//
Comentarios0

Mediante la estrategia didáctica de los organizadores gráficos los docentes pueden desarrollar en sus estudiantes habilidades metacognitivas de impacto que les ayudarán a representar lo que en realidad han comprendido.

Conceptualizar acerca de los estilos de aprendizaje desde las teorías contemporáneas del aprendizaje no sólo los enriquece, sino que también hace más compleja la interpretación que se pueda desprender de éstos. Permite además, reconocer el rol de las estrategias de comprensión que se suelen llevar a la práctica en el aula.

De acuerdo con Keefe (1988) se puede asumir que los estilos de aprendizaje son los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos que enmarcan, de alguna  forma, indicadores relativamente estables, acerca de la manera en que los estudiantes perciben interacciones en su entorno y responden en sus ambientes de aprendizaje. Ahora bien, en los rasgos cognitivos se sobreponen los contenidos, conceptos, interpretación de información y resolución de situaciones que los estudiantes habrán de reconocer, construir y aplicar en el propio proceso de aprendizaje.

En la selección de estrategias creativas que inviten al estudiante a experimentar un aprendizaje significativo, el docente juega un papel fundamental que va desde la elección de la estrategia, hasta el momento en que la dinamiza al interior del aula, mediante su modelado, ejemplificación y monitoreo.

Teorías contemporáneas de aprendizaje y organizadores gráficos

Una mirada al aprendizaje visual nos permite afirmar que los organizadores gráficos ayudan a que el estudiante represente aquello que ha comprendido. Su elaboración implica la reestructuración de la información y la representación del pensamiento, además del desarrollo de habilidades metacognitivas, tales como las del análisis y la síntesis.

Siguiendo la línea de acercamiento, se hace oportuno enunciar algunas relaciones  entre determinadas teorías contemporáneas de aprendizaje y organizadores gráficos, tales como:

  • Teoría de la Asimilación de Ausubel: hace referencia a que el aprendizaje se logran cuando los conocimientos nuevos se relacionan adecuadamente con las ideas previas de cada persona. Por lo tanto, los organizadores gráficos participan de este proceso de asimilación, ya que en su elaboración es indispensable contar con un marco en el que se ubiquen los conocimientos previos y den cabida a su relación con la nueva información.

 Adicionalmente cuando se vincula a Ausubel con Vigotsky (1962), se identifica que el trabajo cooperativo se promueve por el uso y elaboración de los organizadores gráficos, de modo que el estudiante tiene la oportunidad de dialogar con otros sobre sus apreciaciones e ideas, y así aplicar el aprendizaje de manera individual.

  • Teoría del Procesamiento de la Información (George Miller): expone que si los estudiantes son capaces de agrupar información significativa en su memoria a corto plazo, más tarde podrán transferirla a su memoria a largo plazo. De igual modo, ocurre con los organizadores gráficos que facilitan la fragmentación de la información, por ende, su manipulación, organización, recuperación y aprendizaje.
  • Teoría del esquema (R.C. Anderson): sostiene que la memoria se compone de una red de esquemas, por lo tanto, debe entenderse un esquema como una estructura de conocimiento que las personas son capaces de crear y utilizar cuando buscan comprender el mundo. Ante ello, los organizadores gráficos, vistos como un esquema se convierten en un mapa conceptual, un mapa mental, red o telaraña, línea de tiempo, diagrama causa-efecto o un cuadro comparativo, entre otros que le permiten al estudiante organizar la información.

A modo de síntesis, es preciso señalar que ya sea al inicio de una actividad de aprendizaje, en el desarrollo de un contenido, o bien para realizar el cierre de un tema, los organizadores gráficos ayudan no sólo a organizar los conocimientos previos; sino también a ordenar y analizar la información; y a desarrollar y aplicar el conocimiento metacognitivo.

Conclusiones

Por último, luego de hacer una breve revisión de los aportes de los organizadores gráficos a la formación del estudiante, desde algunas de las ópticas de las teorías contemporáneas, se podría afirmar que entre las contribuciones se encuentran:

  • La elaboración de organizadores gráficos permite a los estudiantes procesar, organizar, priorizar, retener y recordar información, de tal forma que la integren significativamente a sus conocimientos previos y más tarde la apliquen.
  • La elaboración de organizadores gráficos desarrolla en los estudiantes habilidades como el pensamiento creativo, la comprensión, la memoria, la interacción con el tema, el enriquecimiento del vocabulario y la categorización, por mencionar algunas.
  • Permiten modelar y representar el conocimiento de forma intercambiable y procesarla con el apoyo de recursos tecnológicos.
  • Dan un marco para la gestión del conocimiento y la información.
  • Enriquecen la lectura, la escritura y el pensamiento.
  • El organizador gráfico como representación visual de conocimiento pondera aspectos o elementos fundamentales, en torno a un objeto de conocimiento.
  • Los organizadores gráficos toman diferentes formas y cada una de ellas resulta apropiada para representar un tipo específico de información.
  • Son herramientas para comunicar conocimientos.

Es así, como los organizadores gráficos, desde su riqueza visual favorecen el acercamiento de los estudiantes a la pareja creatividad-aprendizaje.

 

Deja un comentario