Actualidad educativa

20 Ago 2015

Un encuentro para la literatura infantil

//
Comentarios0

15La figura del mediador adulto, que promueve acercamientos entre libros y lectores, requiere de profesionalización. La práctica frecuente fortalece la calidad de esta mediación pero también encuentros académicos que hagan posible el autoreconocimiento como lectores, la reflexión permanente sobre el sentido de la lectura y nuevas ideas que encaucen estrategias seguras para una mediación lectora exitosa.

Un espacio fundamental que se presenta en el panorama es el Congreso de Literatura Infantil 25 años Torres de Papel, donde se rescata el valor de una de las colecciones de literatura infantil con mayor trayectoria en el continente.

El hechizo imborrable de los cuentos maravillosos, sus asombrosos portentos y su magia ancestral se hacen seductores en la voz de Marina Colasanti, la ganadora del primer Premio Norma hace veinte años. Junto con ella, las italianas Anna Lavatelli y Daniela Palumbo extenderán una invitación a penetrar temas de mayor realismo, donde las soluciones muchas veces tocan los sentimientos de los personajes y apelan a la dimensión más humana. Desde su oficio nos hablarán de ciertas zonas grises de la existencia. Yolanda Reyes, por su parte, autora de la novela juvenil Los años terribles, hará un acercamiento a la narrativa juvenil desde la perspectiva del crecimiento de los personajes y las soluciones narrativas poco tradicionales. El escritor Antonio Orlando Rodríguez ofrecerá un panorama de las obras ganadoras del premio Norma, su potencial para la formación de lectores en distintos proyectos literarios.

Como complemento, las mesas de trabajo que se proponen en este congreso abordarán la importancia de la formación académica en la literatura infantil, diversos panoramas literarios en el continente, los bookstubers como fenómeno para la formación de lectores juveniles y un maravilloso encuentro con autores colombianos de literatura infantil.

Un encuentro alrededor de un proyecto editorial que ha dejado una huella importante en el continente y que promete seguir multiplicando los lectores, desde el placer y esa conexión intangible que acompaña a los lectores para siempre.