Entrevistas

24 Nov 2015

Súbase al bus de la felicidad

//
Comentarios0

Entrevista con María Clara Villegas

El Educador conversó con María Clara Villegas acerca de la felicidad, la causalidad afortunada, las trampas del ego y la diferencia entre aparentar ser feliz y serlo en verdad.

Por: Redacción El Educador

El Educador (EE): ¿El éxito y la felicidad son incompatibles?
María Clara Villegas (MCV): No cuando la gente decide ser feliz, porque la gente feliz es más exitosa. Sin embargo, no siempre la gente exitosa es feliz.

EE: Cuando cumplió 40 años, usted hizo un check list para conocer el balance de su vida, hasta ese momento. Este ejercicio, por así llamarlo, ¿cada cuánto deberíamos hacerlo?, ¿qué deberíamos encontrar al hacerlo?
MCV: Ojalá nunca, porque podrías caer en la trampa del ego (valorarte por los logros solamente).

EE: ¿De qué manera se pueden enfrentar los estereotipos sociales para ser feliz?
MCV: Entendiendo y experimentando la verdadera felicidad.

EE: A lo largo de su experiencia, ¿qué consejos podría brindar a los educadores para generar ambientes en el aula más felices?
MCV: Yo les diría que expliquen a sus alumnos esta “verdad”: Los seres humanos tenemos la posibilidad de vivir en alguno de estos dos mundos: el mundo del ego (donde una persona se valora a sí misma, por sus logros, por lo que tiene y ha hecho); o el de vivir en el mundo de la autoestima (el mundo donde una persona se valora por sus virtudes, es decir por ser gente).

Explicarles que las personas que viven en el mundo del ego sufren un infierno que es el miedo por no cumplir el “libreto” (el conjunto de “Hay que” y “Toca” que emergen de un entorno/sociedad), porque viven del “Que dirán”, y si lo cumplen, del miedo a perder lo logrado frente a ese “libreto”. Y lo peor aún, viven del reconocimiento externo.

Los que logran vivir en el mundo de la autoestima saben lo que son, y que nada, ni nadie, les pueden quitar o impedir vivir una virtud humana. Saben que nadie les puede quitar el poder y la gracia de ser amables, generosos, humildes, prudentes, alegres, etcétera; ni quitarles el premio por vivir en este mundo: ¡los milagros!

EE: En el mundo actual es común escuchar la expresión “cambiar su actitud ante la vida” ¿De qué manera puede hacerse evidente en las personas, toda vez que el día a día, nos envuelve en rutinas?
MCV: La felicidad no es una actitud hacia la vida y además va más allá que una agradable sensación. La felicidad es un sentimiento de plenitud, de paz.

La felicidad es ese ¡Wash! que se siente cuando en lo que se hace y tiene; se es la persona que se decide ser, (las virtudes que quiere que lo caractericen) es ser uno mismo.

Y como no se puede ser amable, ni generoso, ni humilde, sólo desde que se levanta hasta que se acuesta, se puede “Washear” a la pareja, a la familia, a los compañeros de trabajo, a los clientes, a los amigos, al portero del edificio, a la cajera del supermercado, a la vendedora de un almacén, al mesero de un restaurante, a una mascota, entre otros muchos.

EE: ¿Cree que el binomio familia y educación pueden contribuir a que existan personas más felices?
MCV: Si, si en ambos se enseña a ser gente. Se enseña a ser uno mismo, a través de cualquier ser de la naturaleza.

EE: ¿Cuánto vale el pasaje para subirse al bus de la felicidad?
MCV: Es gratis, no vale nada, ¡porque el ser gente es gratis! La amabilidad, la humildad, la generosidad no se compran, se experimentan, se viven y no dependen de la plata.

EE: ¿De qué manera se puede sacar provecho de una situación crítica para ser feliz? ¿Esto es posible?
MCV: Primero que todo, cuando una persona se baja del “libreto”, para ella nada es bueno, ni es malo, ni hay situaciones críticas.

Segundo, todo lo que se vive son oportunidades para ser. En el mundo del ser, se es o no se es. Una persona no puede ser medio amable, porque las virtudes son ese justo medio entre dos extremos malos, un ejemplo es la humildad que resulta ser el justo medio entre ser arrogante o ser sumiso. Y el premio a quien ha decidido vivir en el mundo de la autoestima es el de los milagros. A este fenómeno de la causalidad afortunada y de encontrar cosas valiosas sin buscarlas, se le llama un serendipity. ¡Solo quien vive en este mundo de la autoestima sabe que, todo lo que sucede es por algo, y para algo, y siempre es para bien!

EE: Dice el mito que Cupido flecha a las parejas para que el amor dure para siempre. ¿En el mundo actual, Cupido tiene en cuenta también el dinero para ser feliz?
MCV: Encontrar pareja es un evento milagroso, y a quien le llega, para que le dure el amor para siempre debe Washearse a su pareja. Pero si felicidad es lo que se siente al ser gente, el ser uno mismo, se puede ser feliz sin pareja.

En cuanto a la plata, la gente que es gente no trabaja para producir plata, trabaja para Washearse y le va “como a los dioses”, y ya ha visto que en momentos de necesidad alguien aparece y no le faltará nunca nada!

EE: Sembrar un árbol, escribir un libro y tener hijos, según dicen, son los parámetros para considerar que una persona lo ha logrado. ¿Esto es suficiente para ser feliz?
MCV: Eso es una creencia. Se puede ser feliz sin el árbol, sin hijos y sin el libro.

EE: ¿Cómo podemos ayudar a quiénes nos rodean para que sean personas felices?
MCV: ¡Enseñarles que somos como el pato Donald! ¡Que se debe mandar al carajo permanentemente a la voz de diablito, que es la voz del libreto/ego, e invitarlos a escuchar la voz del angelito, la del ser que hemos decidido ser, en términos de tres virtudes. Y obrar en coherencia con la sabiduría de la voz de una virtud humana, y ver a la abundancia y la paz, como sinónimo de felicidad.

EE: ¿Qué opina de esta frase: “Para ser feliz, debes ser libre”?
MCV: Totalmente de acuerdo. Quien se libera del “libreto” y se conoce a si mismo, (entendido como descubrir su Don (para qué es bueno), aquel que determina nuestro oficio en la Tierra y lo entrega con el poder y la gracia de ser gente (con generosidad y humildad) Wash!

Conozca más de María Clara Villegas en:
www.lagentefelizesmasexitosa.com
Twitter: @mariawash888

María Clara Villegas ha dictado más de 900 conferencias en 7 años en el marco de su programa “La gente feliz es más exitosa”, del que publicó un libro en el 2012. Graduada como Economista y Máster en Filosofía de la Universidad Javeriana, combinó la labor docente, con su destacado ejercicio laboral en entidades privadas y públicas del país, en los que asumió por varios años, cargos a nivel de Vicepresidencia y Gerencia en las áreas de Gestión Humana y Plan

Deja un comentario