Español y Literatura

6 May 2016

Sobre jóvenes y sagas literarias

//
Comentarios0

El poder de las sagas como estrategia para identificar los intereses lectores de los jóvenes.

Por: Jael Stella Gómez

Para algunos, las sagas son literatura mediocre, para otros su cualidad reside en el potencial que tienen para interesar y atrapar a los lectores. De alguna manera referirse a las sagas es abordar la literatura juvenil, aunque esta no sea exclusiva de los jóvenes.
Este tipo de relatos se acercan a ellos por sus características mismas. Las sagas vienen a romper el estereotipo de que en esta edad no se lee, que el período de pubertad y adolescencia es un espacio vacío para los libros. Sin embargo, hemos visto que los muchachos, chicos y chicas, descubren el placer de leer a través de estos libros que enganchan la lectura de una historia con la siguiente y dejan en punta la trama para motivar que se continúe leyendo el siguiente.
La pregunta para plantear entonces es ¿Qué tienen estos libros que no tengan otros que los antecedieron para llenar la expectativa de aquellos que antes rechazaban cualquier sugerencia de lectura? En especial, si se trata de jóvenes que viven el día a día pendientes del encuentro con los amigos o conectados a la televisión y a Internet.
A mi modo de ver, la clave para desentrañar el misterio está en estos tres aspectos:
· ¿Quién recomienda la lectura?
· La posibilidad de generar comunidades de lectura
· El perfil de los lectores de hoy: multimediales.
Veamos uno a uno estos tres aspectos.

Primer aspecto: ¿Quién recomienda la lectura?
Si rechazan cualquier sugerencia de lectura es porque generalmente esa recomendación viene directamente de los adultos, padres o docentes que en su preocupación por la formación crítica de los estudiantes, les exigen leer cánones de literatura, en casa o en la escuela. Esto provoca el repliegue, pues ellos buscan autonomía e identidad propias.
Las sagas, al contrario, son lecturas extraescolares que llegan a sus manos por recomendación de los pares. Además, los definen y les permite identificarse con algunos de los personajes de su edad, que triunfan en contra del establecimiento.
En la lectura de sagas han encontrado una manera espontánea, original y personal de comunicar sus emociones, de compartir lo que despierta en ellos la mirada de un autor sobre su mundo particular. De la misma manera, se sienten protagonistas del cambio, participativos y con voz propia. Todo aquello que los adolescentes necesitan para autoafirmar su personalidad.

Segundo aspecto: Comunidades de lectores
Esto conecta con el punto siguiente y es el hecho de la lectura de sagas provoca el encuentro con los amigos. Generan comunidades de lectores que les permite mantenerse en contacto, a través de sus gustos e intereses. Uno de estos grupos son los booktubers, fenómeno que ha llevado a varios de ellos a desplegar sus capacidades comunicativas a través de videos en los que comparten sus impresiones e ideas sobre los libros leídos.
A través de leer, grabarse y comentar, comparten las experiencias literarias en lo que podría llamarse un club de lectura virtual. A pesar de no ser personas formadas en la materia actúan como promotores de lectura que despiertan el interés de los jóvenes por los títulos recomendados. De igual manera, las conversaciones espontáneas se alimentan de las historias y aventuras que viven sus personajes y les permite comparar su propia realidad.

Tercer aspecto: Lectores multimediales
Por último, las sagas enlazan con un perfil de jóvenes multimediales. Por lo general, las historias son llevadas al cine; generan diversos canales de lectura, además del impreso, junto con tráileres, series, aplicaciones para el móvil; todos ellos relacionados y complementarios. Harry Potter, Los juegos del hambre, Crepúsculo, El dador de recuerdos, El legado, Divergente, Milenium, entre otros fueron llevados a la pantalla grande. También sobre ellos se han escrito reseñas en blogs como Los mil libros, Las crónicas de Alejandría, El bibliófilo enmascarado, entre otros y en booktubers como Aroma a palabras, Violeta Weber, Este es Alan. Esto da una dimensión de la dinámica de los jóvenes en cuestiones de lectura, los mismos a los que acusamos de apáticos y poco lectores.
Para finalizar, no debemos subestimar a los jóvenes en su papel como lectores ni poner en entredicho la calidad literaria de las sagas. Gracias a ellas, muchos han descubierto el ejercicio de la lectura sin tropiezos leyendo de un tirón entre 300 y 500 páginas que puede llegar a tener cada libro de Crepúsculo, de Divergente o los 12 títulos de El circo de los extraños. Este tipo de lectura constituye un puente para llegar a historias de la literatura universal del que cualquier lector avezado puede ufanarse o, al menos, un excelente ejercicio para crear un hábito de lectura silenciosa, de encuentro íntimo con los libros.

Calidad literaria de las sagas
Sobre la calidad y características literarias de estos libros podemos decir que, lejos del ritmo pausado de las historias que nos hicieron leer en el colegio, estas narraciones cuentan con un lenguaje ágil y una trama de acción que engancha desde la primera línea. Sus temas van desde el galanteo hasta las distopías sociales, aportando un criterio sobre la realidad que les permite comparar su situación con la de personajes que enfrentan problemáticas y decisiones difíciles. De esta manera, abordan temas que los seducen desde la emoción y también los acerca a su realidad como ciudadanos.
Lois Lowry en El dador de recuerdos, plantea una reflexión sobre el futuro de una sociedad perfecta pero ficticia, al estilo de Un mundo feliz de Aldous Huxley, en el que Jonás, su joven protagonista, se enfrenta al establecimiento al intentar salvar a sus ciudadanos de un sistema social que ha eliminado todas las emociones implementando para ello la eutanasia y provocando el suicidio. La monotonía ocupa el lugar de las emociones y la gente vive sin cuestionamiento ese estado de comodidad y letargo en el que la diferencia y el disentimiento no existen.
En Los juegos del hambre, Suzanne Collins propone desviar la mirada sobre las sociedades mediáticas que aprovechan los medios de comunicación para someter a sus ciudadanos y lograr lujos y comodidad para sus gobernantes. En esta historia, encadenada en tres títulos, una nación impone a sus distritos un concurso en el que los jóvenes son ofrecidos como tributo para lograr beneficios que les llevarán a superar el hambre y la pobreza en la que viven sus ciudadanos. Este juego es televisado y los personajes que mueren son sacados del campo de batalla, a manera de lección sobre el destino de aquellos que se revelan.
Los anteriores, son solo dos ejemplos para poner el punto final a esta disertación con la idea de que las sagas exponen temáticas que llevan a pensar que los jóvenes buscan algo más que romance en las historias que devoran. La conciencia social y política está a la orden del día en las hazañas que contienen y que encuentran en el carácter rebelde y altivo de los adolescentes el caldo de cultivo para una actitud más participativa de los mismos, ya sea como lectores o como ciudadanos.
Contundentes manifestaciones escritas o grabadas en blogs y videos, dejan la certeza de que están leyendo con una capacidad interpretativa que escudriña en los intersticios del discurso y genera rescrituras propias y elaboradas. Un botón basta de muestra, les invito a abrir el blog de Cindy Lorena Roa con comentarios denodados sobre libros y películas: https://sinolegustanolea.wordpress.com/
¿Quién es Jael Stella Gómez? Es la Jefe Editorial de Literatura Infantil y Juvenil de Editorial Norma.

Deja un comentario