Tema central

28 Ene 2016

Qué es la evaluación diagnóstica y para qué sirve

//
Comentarios1

 

«Si tuviese que reducir toda la psicología educativa a un solo principio, enunciaría este:
el factor más importante que influye en el aprendizaje es lo que el alumno ya sabe.
Averígüese esto y enséñese consecuentemente.»
D. Ausubel, J. Novak y H. Henesian,
en Psicología educativa. Un punto de vista cognoscitivo

Por: José Tomás Henao

Hay diferentes formas de ver la evaluación. En este artículo entendemos que la evaluación es la recopilación de información útil para tomar decisiones que faciliten y mejoren el aprendizaje. Hay otros usos de la palabra evaluación que son equivocados o muy limitados:

– La evaluación no es una forma de reprensión o castigo: «Como llegaron tarde, vamos a hacer una evaluación».

– La evaluación no es lo mismo que la calificación: «Su hijo tuvo una evaluación de 7 sobre 10». La calificación es una de las posibles formas de mostrar un resultado, pero no es la evaluación.

– La evaluación no es lo mismo que las pruebas que se usan para evaluar: «Este año, todas las evaluaciones son como las del consorcio Pisa». Las pruebas son unas de las herramientas que existen para evaluar, pero no son la evaluación.

– La evaluación no es solo una actividad al final del proceso de aprendizaje: «En este colegio, las evaluaciones se hacen durante las dos últimas semanas de cada periodo escolar». La evaluación final se hace en un momento del proceso de aprendizaje, pero no es la única evaluación.

– La evaluación no es una actividad para señalar y separar a los estudiantes que no saben: «Don Alirio es buen profesor, porque solo 10 estudiantes de los 70 aprobaron la evaluación». ¿Qué pensaría usted si yo dijera: «Don Alirio es buen médico, porque solo 10 pacientes de los 70 sobrevivieron a la cirugía»? El propósito final de la evaluación no es mostrar los conocimientos del docente, ni las deficiencias de algunos estudiantes, sino tomar decisiones para que todos los estudiantes aprendan.

Qué es y qué busca la evaluación diagnóstica
La evaluación diagnóstica es un proceso sistemático y riguroso que se hace al inicio de un año escolar, un tema o un periodo académico. Busca dos objetivos: primero, entender en qué estado están los estudiantes al comienzo del año, el tema o el periodo; y segundo, tomar decisiones que faciliten y mejoren el aprendizaje durante el desarrollo del proceso educativo.

Estos dos objetivos se aplican a tres aspectos:
a) lo que sabe el estudiante,
b) lo que motiva al estudiante, y
c) las condiciones de aprendizaje del estudiante.

1. Entender qué saben y qué saben hacer los estudiantes antes de iniciar y tomar decisiones al respecto. Estos conocimientos, ideas y habilidades son la base para relacionar los nuevos contenidos. No olvidemos que, para que el aprendizaje tenga sentido, el aprendiz debe vincular lo nuevo con lo que ya sabe. Evaluar este aspecto supone plantearse preguntas y tomar decisiones como las siguientes:

Preguntas y Decisiones:

¿Qué habilidades, conocimientos e ideas previas tiene cada estudiante?
-¿Cómo relaciono lo nuevo con lo que ya saben?
-¿En qué orden desarrollo los contenidos?
-¿Uso un método expositivo o de aprendizaje por descubrimiento?
-¿Oriento todo el grupo al mismo ritmo o hago actividades más personalizadas?

¿Algunos conocimientos o ideas previas son erróneos?
-¿Cómo hago para que los estudiantes tomen conciencia de sus ideas que no son correctas?
-¿Cómo corrijo los conocimientos previos que estén equivocados y aseguro que no van a convivir ideas correctas e incorrectas? (Ejemplos de convivencia de ideas correctas e incorrectas: hay adultos que pueden explicar un modelo copernicano del sistema solar, pero en la vida diaria siguen pensando que el Sol se mueve alrededor de la Tierra, porque aparece por la mañana y se oculta por la tarde. Y hay adultos que han estudiado la teoría atómica y aprobaron física y química, pero en su vida diaria no aceptan que la unidad mínima de la que están compuestos una piedra, una flor y una persona es la misma.)

¿La mayoría de los estudiantes saben lo suficiente o les faltan conocimientos y habilidades necesarios para entender los contenidos nuevos?
-¿Dedico tiempo a repasar contenidos que mis estudiantes deberían saber pero no saben?
-De qué forma repaso los contenidos que lo necesitan: ¿cada estudiante por su cuenta, en grupos pequeños o con todo el grupo?
-¿Preparo fichas o guías, uso el texto escolar o consulto en internet?
-¿En qué punto del desarrollo conceptual empiezo?
-¿Le hago modificaciones al plan de clases que tenía o no?

¿Algunos estudiantes ya saben lo nuevo que se va a enseñar?
-¿Qué contenidos de ampliación o profundización pueden trabajar estos estudiantes?
-¿Oriento su trabajo paso a paso o les doy autonomía para que trabajen esos contenidos de ampliación?
-¿Les asigno responsabilidades para que ayuden al resto de compañeros?

¿Algunos estudiantes no tienen los conocimientos y habilidades necesarios para entender los contenidos nuevos?
-¿Qué actividades de repaso y refuerzo planifico?
-Qué método uso con estos estudiantes:
¿Trabajo individual en clase o en su casa? -¿Trabajo en equipos pequeños?
¿Clases extraordinarias en otro momento del horario escolar?
-¿Les asigno compañeros tutores?
-¿Qué materiales uso para repasar y reforzar?
-¿Es necesaria una ayuda especializada para problemas de aprendizaje?

2. Conocer los gustos, preferencias e intereses de cada estudiante y tomar decisiones con base en esta información. Si sabemos qué resortes empujan a cada estudiante y los tenemos en cuenta al enseñar, el aprendizaje va a ser mucho más fácil, efectivo y satisfactorio.

Preguntas y Decisiones:

¿Qué gustos, preferencias e intereses tiene cada estudiante?
-¿Cómo relaciono los contenidos nuevos con los intereses y preferencias de cada estudiante?
-¿Cómo inicio los temas para que conecten con los gustos e intereses de los estudiantes?
-¿Es posible proponer el desarrollo de proyectos de aprendizaje relacionados con estos gustos, preferencias e intereses?
-¿Hago grupos de estudiantes con intereses comunes para algunos trabajos o tareas?
-¿Qué contenidos serán más relevantes para cada estudiante, de acuerdo con sus gustos e intereses?
-¿Doy un trato más extenso a algunos temas?

3. Conocer los estilos y los ritmos de aprendizaje de cada estudiante y tomar decisiones al respecto. Saber de qué manera aprende mejor cada estudiante es clave para enseñarle de la manera adecuada. Reconocer su ritmo de aprendizaje sirve para pedirle a cada uno lo mejor que puede dar.

Preguntas y Decisiones:

¿Cómo aprende mejor cada estudiante: de forma auditiva, lectora, visual o kinestésica? ¿Qué métodos de estudio usa?
-¿Qué materiales uso para facilitarles el aprendizaje a los estudiantes a los que favorece cada estilo de aprendizaje?
-¿Combino formas orales, textuales, gráficas y manipulativas para explicar los temas?
-¿Uso métodos más expositivos o más activos?
-¿Propongo diferentes tipos de actividades según cada estilo de aprendizaje o las mismas actividades para todos?
-¿Ofrezco diferentes formas de evaluación final o una sola, común para todos?
-¿Qué puedo hacer para facilitarle el aprendizaje a cada estudiante?
-¿Para algunas actividades agrupo a los estudiantes según sus estilos de aprendizaje predominantes?
-¿Qué estrategias de estudio o aprendizaje le ayudo a desarrollar a cada estudiante: redacción de resúmenes, lectura en voz alta, elaboración de organizadores gráficos, producción de maquetas…?

¿Con qué rapidez aprende este estudiante? ¿Qué contenidos se le facilitan y qué contenidos se le dificultan?
-¿A qué estudiantes debo dedicarles más tiempo y a cuáles puedo dejar más autónomos?
-¿A quiénes debo dejarles más tiempo, aunque puedan trabajar de forma autónoma?
-¿Cuánto tiempo debo programar para las actividades y para las evaluaciones, con el fin de que todos los estudiantes puedan hacer bien su trabajo?
-¿Qué formas de agrupar a los estudiantes son las mejores en cada momento, para atender a las diferencias: por parejas, por grupos pequeños, en dos grandes grupos o todo el grupo?
-¿Qué estrategia uso con los estudiantes que van más rápido, con el fin de que aprovechen al máximo sus capacidades?

Como se puede ver, la evaluación diagnóstica es un proceso que necesita tiempo. Primero, es necesario desarrollar estrategias y herramientas para recopilar y registrar la información con rigor. Luego, hay que tomar las decisiones que convengan y convertirlas en acciones concretas. ¿Por dónde comenzar? En principio, lo más importante es tomar conciencia de la necesidad de conocer el estado de los estudiantes antes de enseñar contenidos nuevos. ¿Qué tal si se hace una ficha para describir cómo está cada estudiante al comienzo del siguiente año, del siguiente periodo o del siguiente tema? Parafraseando la cita que encabeza este artículo, el factor más importante que influye en el aprendizaje es lo que el alumno es y trae consigo. Averígüese esto y enséñese consecuentemente.

 

1 Response

  1. Abby Morales

    Interesante artículo que nos orienta de una manera acertada lo que se desea obtener en las evaluaciones diagnósticas.

Deja un comentario