Tema central

2 may 2016

Perfil de los maestros que enseñan cívica y ética

//
Comentarios0

Una educación dirigida al desarrollo y fortalecimiento de nuestros valores reconoce que deben existir perfiles con características singulares.

Por: Héctor R. Claudio Agosto, Ed.D. CPL

Las sociedades se caracterizan por estar compuestas de elementos diversos y complicados. Aunque se puede apreciar un gran desarrollo de la cultura, hay motivos suficientes para concluir que no estamos satisfechos con la calidad de vida que tenemos. ¿Crisis social y moral?, ¿Conducta antisocial?, ¿Problemas sociales?, ¿Enfermedades?, ¿Deterioro de la unidad familiar?, ¿Elevado consumismo? o ¿Falta de consenso?

Los anteriores son algunos de los factores que diariamente amenazan nuestra calidad de vida y nos impiden construir un mundo mejor. Si reafirmamos el valor que le damos a la educación, podríamos concluir que esta puede contribuir poderosamente a un futuro sano, honesto y con fuertes y firmes valores que honren nuestras vidas minimizando la amenaza de los factores antes mencionados.

No obstante, hace décadas que hemos reconocido la imperiosa necesidad de una educación dirigida al desarrollo y fortalecimiento de nuestros valores. Han sido muchos y variados los esfuerzos, de los cuales aún no nos sentimos insatisfechos. Hoy día, ante los grandes problemas y conflictos que vivimos, necesitamos, como hemos dicho, reafirmar nuestro compromiso con los valores en los cuales creemos.

Cada vez más, la escuela debe buscar cómo promover los valores de la dignidad, la solidaridad, el respeto, la libertad individual y la colaboración, entre muchos otros. Cuando la escuela busca afanosamente lograr el desarrollo de los valores, promueve, además, el ideal de lo que es el ser humano; además de dar unidad a la sociedad por encima de todas sus diferencias.

¿Cuál es el perfil de quienes enseñan y están comprometidos con contribuir al desarrollo de la dimensión cívica y ética de sus estudiantes?

Los perfiles llamados a contribuir con el desarrollo de la dimensión cívica y ética de los estudiantes, se deben caracterizar por:

a) Tener un entendimiento cabal y claro de que la meta de la formación cívica y
ética es transformar el mundo en uno mejor, en donde todos, incluyendo los
maestros, sean mejores personas.

b) Reconocer que la función principal de la inteligencia y de las capacidades cognoscitivas sea dirigir el comportamiento socialmente aceptado.

c) Comprender que la convivencia social tiene un elemento naturalmente conflictivo, por lo que requiere que ellos sean modelos y mentores en la solución pacífica de conflictos.

d) Comprender y reconocer que el proceso educativo no se limita al salón de clases. Ningún maestro puede educar en soledad y aislamiento. La educación formal es impactada y afectada por la educación informal. Si se utiliza adecuadamente, la educación informal puede proveer recursos importantes para ser utilizados en la educación formal.

e) Reconocer la importancia y el impacto de la enseñanza por medio del ejemplo es la mejor manera de enseñar educación cívica y ética.

f) Reconocer y comprender cómo el ambiente escolar influye en la formación de la convivencia democrática y la participación efectiva. La escuela, en todas sus dimensiones, tiene que facilitar y fomentar en los niños la capacidad de diálogo, la toma de decisiones informadas, la colaboración y la responsabilidad social.

Los maestros de cívica y ética, como personas y como profesionales, deben guiar sus ejecutorias por los principios y valores universales. Esto implica, entre otros, principalmente, conocer y dejarse guiar por la ética profesional que encierra el valor del respeto por los estudiantes, los padres, los compañeros, superiores y demás miembros de la comunidad escolar. Además por los puntos de vista divergentes, el valor del trabajo y su importancia y la participación activa en todos los asuntos públicos. De esta manera, construiremos una sociedad más justa, tolerante, democrática, pacífica y basada en el respeto hacia los demás.

¿Quién es Héctor R. Claudio Agosto, Ed.D. CPL? Él es Consejero Profesional Licenciado. Tiene un Doctorado en Educación con especialidad en Consejería de la Universidad de Puerto Rico del Recinto de Río Piedras.

Deja un comentario