Ciencias Sociales

2 May 2016

Las Competencias Siglo XXI entran al aula para quedarse

//
Comentarios0

Implementar en los tres primeros años de la escuela primaria las Competencias Siglo XXI como eje transversal, significa un verdadero desafío a la hora de pensar la dinámica de las áreas del conocimiento y el logro de una verdadera motivación para el aprendizaje, acordes a los tiempos de los docentes y de los alumnos.

Cada nuevo ciclo escolar y cada nuevo grupo de alumnos renuevan las prácticas educativas. Conocer a los alumnos, acompañarlos en la construcción de sus aprendizajes y colaborar con las familias es parte de la tarea docente de los maestros y las maestras todos los días.

La escuela es un lugar donde el enseñar se conjuga con la magia de aprender y donde se generan las condiciones pedagógicas y materiales para ofrecer oportunidades de aprendizaje. La creatividad de los docentes promoviendo contextos ricos y variados de apropiación de saberes es uno de los ejes para que se cumpla el proceso de la transmisión y recreación de la cultura.

Por todo esto, es que desde las nuevas prácticas de enseñanza debemos acompañarlos para cursar juntos, un primer ciclo pleno de aprendizajes ensamblándolos con las competencias que los estudiante deben lograr para interactuar en sociedad, alineadas con los mundos digitales que transita la sociedad actual.

En tal sentido, recuperar valores y actitudes universales destacados por la
Unesco a nivel internacional a través de la elección intencional de algunas Competencias del Siglo XXI que nos sirvan como herramientas de trabajo y no obstaculicen el aprendizaje, es una propuesta con un doble valor: motivacional y desafiante a la vez.

¿Cuáles podrían ser las Competencias destinadas a trabajar en las aulas de los primeros años?

Se hace énfasis en las siguientes competencias:
· Competencia creativa
· Competencia digital
· Competencia estratégica
· Competencia colaborativa

Las Competencias se transitan a través de actividades que disponen a los alumnos a trabajar en grupo, investigar o crear juntos y resolver cuestiones con las nuevas herramientas y dispositivos de comunicación (TIC).
Esta propuesta transversal permite visibilizar el trabajo con las áreas (Lengua, Matemática, Ciencias) posicionando a los niños en un lugar que promueve la meta reflexión sobre su rol de alumno y potenciando su autonomía de manera tal que cada uno evalúa sus actitudes, las monitorea, las modifica, las reencauza, las contagia dentro del grupo-clase que actúa como sostén y referente.

Estos últimos años, con la vertiginosa llegada de la era digital, nos encontramos ante un desafío, usar libros escolares para el aula que propicien el trabajo con las TIC. A la hora de buscar motivación en el aprendizaje, los departamentos editoriales se han enfrentado al desafío de crear y proponer motivadores transversales a las áreas del conocimiento. Una propuesta que entre en el aula todo el año más allá de las currículas pero que pueda favorecerlas y potenciarlas.

¿Proyectos motivadores?

Jolibert ha desarrollado ampliamente la pedagogía por proyectos como una estrategia de formación que apunta a la construcción y al desarrollo de las personalidades, los saberes y las competencias. “Formar niños comprendedores” (comprendedores y lectores del mundo) es el objetivo de muchos sistemas educativos aunque no podemos generalizarlo. Y es a través de los “proyectos” (como propulsores de nuevos escenarios de trabajo) los que posibilitan arribar en distintos procesos a aprendizajes significativos. Si bien la especialista francesa desarrolla la pedagogía por proyectos en el aprendizaje de la lectoescritura se ha experimentado como una forma muy enriquecedora de trabajar todas las áreas del conocimiento en los distintos años.
“Crear condiciones de trabajo enriquecedoras del aprendizaje en la misma vida de nuestras aula; estimular la vida cooperativa en los cursos, implementar una pedagogía por proyectos, proporcionar la presencia de múltiples textos (de todos tipos) para los alumnos, salir de la escuela para encuentros, entrevistas, encuestas, o invitar a gente del exterior de la escuela. De hecho, la propuesta de esta orientación concierne a todos los aprendizajes, no solo los de leer y escribir”.

Deja un comentario