Editorial

5 May 2016

Engagement educativo

//
Comentarios0

Esta edición de El Educador quiere abordar un tema estratégico para la didáctica dentro y fuera del aula, se trata del engagement educativo conocido también como implicación escolar, compromiso y enganche.
Lo que se pretende con el engagement educativo es identificar las mejores estrategias para “enganchar” a los estudiantes frente a sus temas de aprendizaje.
Si bien el origen del término proviene del mercadeo, el sector educativo ha sido seducido por éste por sus cualidades de interacción, entusiasmo, compromiso, y vínculo emocional.
Cuando nos referimos a la interacción y al vínculo emocional es preciso que los docentes conozcan más sobre sus estudiantes, es decir, que puedan indagar respecto a sus intereses, hobbys, valores y actitudes. Esta información difiere de la que sólo puede brindar el rango de edad y el lugar de residencia, por ejemplo.
Ahora, en términos de entusiasmo y compromiso, no se trata de convertir a los docentes en shows man pero si en lograr que coincidan los intereses de los estudiantes con los enfoques de estudio. ¿Tiene deportistas en su clase? ¿Tiene lectores en su clase? ¿Cómo coincidir estos intereses frente a la enseñanza de un tema particular?
Una de las claves del engagement educativo, tiene que ver con la realimentación de los procesos de enseñanza: ¿Cómo se sienten los estudiantes en la clase? ¿Qué debe mejorarse? ¿Qué debe reforzarse? Son preguntas que orientan respecto a cuáles mecanismos se pueden diseñar para involucrar a los estudiantes con su aprendizaje.
Es así como los invitamos a conocer cómo involucrar las competencias del siglo XXI en sus actividades de aula, analizar la importancia de las competencias matemáticas desde la etapa infantil y revisar propuestas de narrativa transmedia entre otros temas que trae este nuevo número.

Alexa Zárrate Díaz
Directora El Educador

Deja un comentario